Historia

El Banco Oficial de Pruebas de Éibar (BOPE) es el organismo oficial español que se encarga de procesar las armas de fuego para expedir diferentes certificados de sus características, inutilización y certificados "BOPE" de clasificación de armas históricas. Está en la ciudad guipuzcoana de Éibar en el País Vasco, España.1 El Banco Oficial de Pruebas de Éibar se fundó en 1916 y depende del Ejército de Tierra español. Desde 1927 todas las armas españolas deben pasar por él y son marcadas mediante punzones, normalmente en el armazón o en la corredera en caso de las pistolas y revólveres, o en la báscula o cajón de mecanismos en escopetas y armas largas.

Al igual que en otros lugares europeos donde la fabricación de armas de fuego era relevante, como en Lieja, Saint Etienne y otros sitios, en Éibar se preocuparon de certificar la calidad de sus armas. Para ello en algunos fabricantes establecieron un "probadero de armas" que funcionó hasta que en 1887 se solicitó el establecimiento oficial del mismo. En respuesta a la petición, el gobernador de Guipúzcoa estableció un delegado suyo encargado de la gestión del "probadero" y un protocolo de tres pruebas oficiales que se certificaban con marcas de punzón en las armas que las habían superado. Las marcas no estaban homologadas y figuraban en ningún listado oficial, pero adquirieron prestigio. El 31 de enero de 1915 se publicó la ley sobre bancos de prueba en España y se estableció la creación de dos, uno en Oviedo y otro en Éibar. La ley no entraría en vigor hasta 1919, después de finalizar la Primera Guerra Mundial. Ese año se da oficialidad a las instalaciones eibarresas y se abren sucursales en las poblaciones vecinas, también con importante producción armera, de Placencia de las Armas y Elgóibar, así como una delegación en la Maestranza de Artillería de Barcelona, en Cataluña. En 1924 España se adhiere al Convenio Internacional de punzones de prueba europeos, firmado el año anterior, quedando prohibidas armas que no llevaran las marcas de pruebas reconocidas por dicho convenio desde el 14 de abril de 1924. Esto facilita el tránsito y el comercio internacional de armas a contar con un certificado reconocido internacionalmente. A partir de 1927 se establece como obligatorio el marcar la fecha en la que se ha realizado la prueba, esto se realizaba con un código de una letra mayúscula y un número bajo una estrella de seis puntas. Esta norma se cambió en 1993.3​